madre

El cuidado del bebé en los primeros años de vida es un tema especialmente importante y delicado, al que muchas madres nos enfrentamos a la hora de incorporarnos al trabajo. Es ahí donde surge la gran duda, entre llevarlos a una guardería o bien contratar una cuidadora.

Día a día nos llegan miles de opiniones de amigos, familiares, y compañeros de trabajo, que aumentan más esa incertidumbre.

Hoy vamos a darte toda la información que debes saber antes de tomar esta importante decisión.

1. Una cuidadora proporciona toda la atención para mi bebé

Todos hemos oído que las guarderías ayudan al bebé a sociabilizar y a crear vínculos fuera de la familia, pero es muy importante destacar que durante los primeros meses del bebé, es prioritaria una atención total, no sólo que cubra sus necesidades básicas como son la comida, los cambios de pañal y los baños, si no que implique también las necesidades afectivas, el cariño y la atención total, que es lo realmente necesario para el correcto desarrollo cognitivo-afectivo del bebé.

Las guarderías ofrecen todo el cariño y la atención posible, pero es evidente que no es lo mismo tener la atención total para un bebé que dividirlo entre 8 niños, todos con sus necesidades.

Cuando contratamos una cuidadora sabemos que está al 100% disponible para todo lo que nuestro pequeño necesite, para jugar con él y estimularlo, y sobre todo para atenderlo inmediatamente cuando el niño lo requiera sin tener que esperar turnos o prioridades, seamos sinceros, para nosotros nuestro bebé es la prioridad y en una guardería, lógicamente, se rigen por necesidades.

2. Entorno de confort para el bebé

El estar en casa no sólo supone para nosotros, la tranquilidad, la comodidad y la seguridad, como es lógico los pequeños sienten exactamente lo mismo.

Para los pequeños estar en su casa, dormir en su cuna y tener al alcance sus juguetes, hacen más llevadera la separación con su madre, ya que por lo menos se encuentran en su entorno y eso supone que el niño se sienta más seguro.

También para aquellos padres que no quieran romper los ciclos de su hijo, contratar los servicios de una cuidadora respeta todos los hábitos adquiridos hasta el momento, y podremos elegir cuando ir introduciendo nuevas actividades de forma paulatina y respetuosa para el bebé.

3. Evitar los virus de las guarderías

Cierto es que los virus hacen que los niños vayan desarrollando su sistema inmunológico, pero nadie queremos ver a nuestro pequeño enfermo, no sólo por el virus en sí, si no por lo que ello implica

En cuanto el bebé se ponga malito ya no puede ir a la guardería, así que tendremos que quedarnos los padres (el que pueda) un familiar o bien contratar a alguien para estas situaciones , que el primer año de guardería  se suele repetir con mucha frecuencia.

Son éstos los motivos fundamentales por los que cada día más familias se decantan por contratar los servicios de una cuidador. lo más importante es que la persona que vaya a atender a nuestro bebé esté altamente cualificada y por supuesto nos brinde la mayor confianza, ya que ponemos en sus manos lo que más nos importa.

En Domestic te ofrecemos la persona que necesitas para que tu tranquilidad y confianza,.

Todas nuestras cuidadoras están cualificadas y disponen de referencias contrastadas.

Contacta con nosotros para ampliarte toda la información.

 

VOLVER AL BLOG